CÓMO Y CUÁNDO COMPOSTAR LAS PLANTAS DE TOMATE

Pregúntele a un puñado de jardineros si está bien compostar tomates y seguramente obtendrá respuestas contradictorias.

Una cuestión de gran controversia, todo el mundo parece tener una opinión diferente sobre si esta es una práctica aceptable o no.

La verdad es que la respuesta puede ir en cualquier dirección, dependiendo de algunos factores. El compostaje de tomates es realmente riesgoso, pero se puede hacer siempre que se cumplan algunos criterios básicos.

Este artículo desglosará las preocupaciones que surgen con frecuencia y compartirá los pasos que puede tomar para mitigar los problemas potenciales.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Es cierto que el compostaje de las plantas de tomate puede resultar problemático. Si no se hace correctamente, puede dar lugar a todo tipo de dolores de cabeza la próxima temporada, razón por la cual muchos prefieren tirar las plantas a la basura y evitar la práctica por completo.

Existen varios riesgos asociados con el compostaje de estas plantas en particular: la posible propagación de enfermedades, el crecimiento de plantas voluntarias no deseadas y la descomposición inadecuada del material vegetal. Echemos un vistazo a cada uno de estos, seguidos de consejos para administrar su pila de abono de manera efectiva.

PROPAGACIÓN DE LA ENFERMEDAD

La propagación de enfermedades es la preocupación más grave asociada con el compostaje de estas plantas.

Si la materia vegetal contiene patógenos que no mueren en el proceso de compostaje, esas enfermedades pueden volver a causar estragos en la cosecha de la próxima temporada.

Muchos organismos bacterianos y fúngicos pueden sobrevivir en el tejido vegetal en medio de una pila de compost mal manejada. El tizón tardío y el tizón temprano , por ejemplo, pueden invernar en las vides que no se han descompuesto por completo.

Para compostar de forma segura plantas potencialmente enfermas, es crucial que la pila esté caliente. Esto significa temperaturas constantes entre 55 y 77 ° C.

Las técnicas adecuadas de compostaje son importantes para garantizar que el material vegetal se descomponga correctamente y se destruyan los patógenos.

Incluso si se hace correctamente, algunas enfermedades como la marchitez por fusarium, la marchitez por verticillium y el cancro bacteriano pueden sobrevivir al proceso de compostaje. En general, si sospecha que sus plantas albergan enfermedades, es probable que le ahorre algunos problemas mantener esas plantas fuera de la pila por completo.

Personalmente, detesto la idea de destrozar plantas.

En cambio, he creado un segundo montón, lejos de mi jardín, donde arrojo plantas de tomate sospechosas junto con malezas, césped y cualquier otro material vegetal que no se descomponga bien, o material que pueda estar lleno de semillas no deseadas. .

Si tiene el espacio, le recomiendo que cree una segunda pila con esta designación. Solo asegúrese de mantenerlo fuera del camino y evite usar el compost terminado en sus lechos de verduras.

VOLUNTARIOS EN EL JARDÍN

Si las frutas se compostan junto con las vides, es posible que algunas semillas sobrevivan al invierno, lo que dará como resultado plántulas que aparecerán en lugares aleatorios alrededor del jardín la próxima primavera.

Siempre quito la fruta de las enredaderas y la tiro a la basura en lugar de a mi pila de abono. Para matar las semillas, la pila de abono debe mantener una temperatura de más de 60 ° C durante dos semanas o más.

Dependiendo de su perspectiva, esto puede ser algo bueno… ¡tomates adicionales por los que no tuvo que trabajar!

Pero no se emocione demasiado.

Si bien es posible obtener un rendimiento saludable de los tomates voluntarios, también es posible que no produzcan frutos en absoluto si ha cultivado variedades híbridas . También pueden tener el potencial de albergar patógenos que pueden propagarse al resto de su cultivo.

Si bien generalmente se recomienda eliminar los tomates voluntarios, mi curiosidad a veces me supera y dejo que algunos crezcan.

Si bien uno o dos pueden no ser un problema, recomendaría retirar voluntarios en las áreas donde se cultivaron tomates la temporada pasada, así como en cualquier lugar donde planee cultivarlos esta temporada.

Si los ve aparecer en su pila de abono, simplemente déle la vuelta y excave.

Obtenga más información sobre el cultivo de tomates a partir de semillas en esta guía .

DESGLOSE INADECUADO A TRAVÉS DE ENREDADERAS GRANDES Y SUCIAS

Las enredaderas de tomate son grandes y es posible que no se descompongan bien si se arrojan al compost. Además de tener el potencial de albergar enfermedades, el compost de vid es simplemente molesto.

Para evitar un gran desorden de viñedos, siempre rompa el material vegetal en trozos más pequeños antes de tirarlos.

MANEJO DE LA PILA

Con tantas preocupaciones que considerar con respecto a los problemas en el futuro, ¿alguna vez vale la pena convertir los tomates en abono?

La respuesta es sí, siempre y cuando tenga una pila de compost caliente administrada adecuadamente que mantenga una temperatura interna entre 55 y 77 ° C.

El oxígeno, la humedad y una mezcla equilibrada de materiales son la clave.

Una buena circulación de aire es crucial, ya que se necesita oxígeno para apoyar a los microorganismos beneficiosos que están trabajando para descomponer el material.

Un Programa Orgánico recomienda voltear la pila un mínimo de cinco veces cada 15 días para mantener un flujo de aire adecuado.

Estos microorganismos también necesitan agua para sobrevivir. Mantenga la pila húmeda, pero no empapada.

También es importante estar atento a los materiales que está agregando y tratar de mantener un equilibrio entre el material rico en nitrógeno "verde" y el material pesado en carbono "marrón".

Por lo general, desea mantener una proporción de tres a cuatro partes de "marrones" por una parte de "verdes".

Cuando agregue restos de comida, material vegetal verde o recortes de césped al montón, asegúrese de mezclar también algunas plantas muertas, hojas o paja, y viceversa.

Dependiendo de sus métodos y prácticas de manejo, podría tomar de tres meses a un año descomponer completamente el material en compost utilizable.

NO TENER MIEDO

Usted mismo puede decidir si vale la pena compostar esas plantas de tomate. Si decide hacerlo, recuerde cumplir las siguientes reglas:

  • Basura o material separado que muestre signos de enfermedad bacteriana o fúngica.
  • Rompe las piezas grandes antes de tirarlas.
  • Mantenga su pila caliente y activa manteniendo un buen flujo de aire, humedad y un equilibrio de materiales verdes y marrones.

Al igual que otras plantas, los tomates ciertamente se pueden descomponer en abono rico en nutrientes. Solo se necesita un poco más de pensamiento y cuidado para hacerlo bien.

¿Compostas o desechas tus plantas de tomate? ¡Comparta sus desafíos y éxitos en los comentarios a continuación!

Deja un comentario